Roberto Espriú

Roberto Espriú formó parte de los inicios del doblaje de voz en México, perteneciente al primer grupo de actores que viajó a Nueva York contratado por la Metro Goldwyn Mayer en 1944. Nació en 1916 y falleció en el 2008.

Seguramente, su trabajo para Disney más querido fue el de la voz del protagonista de La Dama y el Vagabundo, el simpático perro Golfo.

Esta entrevista que nos concedió queremos dedicarla a la memoria de su esposa, la actriz Maruja Sen (Nanny, Madam Mim, Amelia Locuaz…)

Inicios en Nueva York

– ¿A usted le tocó ese famoso curso a Nueva York con Montealbán?

– Sí, bueno él era uno de los, digamos, empleados principales de la Metro, que nos recibía a los latinos que íbamos a trabajar allá, él nos atendía y todo eso. Yo, junto con Pedro de Aguillón, nos fuimos un día él y yo, al doblaje de la primera película que hicimos, que fue Eleven Anclas, él dobló a este cantante Frank Sinatra, y yo doblé a Gene Kelly, nos contrataron juntos, nos fuimos juntos en el ferrocarril, en el tren, porque a él no le gustaba el avión, nos fuimos desde aquí, en ese entonces había un pullman excelente, nos hicimos tres días, y dos noches, iba directo de aquí a San Lois Mossouri, y de ahí transbordamos para Nueva York.

– ¿Cómo fue que lo convocaron?

– Es que Luis de Llano Palmer estaba comisionado para buscar voces para el doblaje, porque según tengo entendido, ya habían hecho pruebas en toda América de qué acento era el más apropiado para hacer doblajes, y habían deducido que México era el lugar más adecuado, porque los mexicanos tenemos un acento más aceptado, y los actores cubanos, el actor cubano de ese tiempo tenía un acento muy parecido al nuestro, y la idea era contratar actores mexicanos principalmente, y De Llano, era el comisionado de la Metro para buscar las voces, y yo en lo personal lo conocía de tiempo atrás porque trabajé mucho en radio, en radionovelas, hacía papeles estelares, y De Llano me conocía, pero sobre todo cuando le mandaban una voz, él escuchaba las voces que le pedían y conocía todas las del ambiente, pues él dirigía en la W, dirigía programas, entonces nos conocía a todos, él llamaba a los actores que le parecían bien, y los mandaba para que hicieran una prueba, él elegía, entonces digamos, buscaban la voz de Gene Kelly, él mandaba a tres o cuatro actores que le parecían que la voz iba bien y ya elegían ellos, ahí me eligieron.

– ¿Fue su primera experiencia en doblaje?

– Sí y ya de ahí para al real, poco después lo hicimos en México, con Mr. Lee en el Rivatón, ahí fue el primer y único de doblaje que hubo, estaba Tony Carvajal, Luis Aragón, Víctor Alcocer, históricamente estaba Ortigosa, que fue de los primeros, estábamos los cuatro infalibles, y Estrellita Díaz, estaba mi mujer Maruja SenRosario Muñoz Ledo… El primer programa de radio que hice, fue con ella, era una mujer encantadora, una mujer muy simpática, muy agradable, y muy inteligente. Era muy amiga mía, Chayito, trabajamos mucho juntos, porque después del programa que hicimos, que fue el primer programa dialogado que se pasó por XEQ, al día siguiente que se inauguró la estación, se pasó un programa que se llamaba “Bellezas Pictóricas”. Lo escribía José Joaquín Vizcaínas, Chayito y yo hicimos el primero y varios más. Se trataba de darle vida a un cuadro famoso y relatar una historia sobre él. Era muy divertido y entretenido, tuvo mucho éxito el programa. Así conocí a Chayito, y de ahí hicimos una amistad de muchos años, se puede decir de toda la vida. De hecho cuando yo fui a Nueva York ella ya estaba ahí, con su hermana Lolita. Dejé de verla mucho tiempo y ya después me enteré que había fallecido. Tiempos que se van, que ya no vuelven, muy buena época de grandes satisfacciones, la pasé bastante bien, aunque nunca fui bien pagado.

– ¿Por qué se regresaron de Nueva York?

– Creo que hubo un problema aquí, con la prohibición que hubo, prohibió el sindicato, no sé si el STIC (Sindicato de Trabajadores de la Industria Cinematográfica); prohibieron pasar películas dobladas, porque se suponía que les iba a quitar público a las películas nacionales, y en realidad no tenía que ver nada.

– ¿Alguna serie que recuerde que haya hecho?

– ¡Uy!, es una cantidad de series las que hice… Me gustó mucho uno que hice de Viaje al Fondo del Mar, Richard Basehard era el actor, me gustaba mucho hacerle la voz, era muy buen actor, me acomodaba yo muy bien, y eran bonitas las historias, era una historia diferente cada vez, también había otra que era el Dr. Well, también muy bonita, en esa serie era Robert John el protagonista, las voces de esas dos series, fueron las que más recuerdo, además fueron las más largas.

Su trabajo con Edmundo Santos

– Yo me imagino que con esto de lo Walt Disney, se puede decir que me llevo una especie de palma, entre todos mis compañeros porque fui el único que dobló a 4 ó 5 personajes y en dos tuve estelares, en La Dama y el Vagabundo y en La Cenicienta y papeles importantes en tres películas más, trabajé mucho con Edmundo, le tenía mucho aprecio, él valoraba mi trabajo y cuando menos un papelito chiquito me daba siempre en algún doblaje.

– ¿Cómo es que lo llaman para Cenicienta?

– Creo que Edmundo se enteraba de los que conocíamos, de los que teníamos pericia de doblaje, llamó a muchos actores y tuvimos que hacer pruebas, íbamos los que más trabajábamos en radio y conocíamos de doblaje, era lógico ¿no?, que buscara alguien de experiencia y sobretodo que tuviera una voz adecuada para el personaje. Que conociera el negocio, no como ahora que entra cualquiera a doblar, en ese tiempo se cuidaba mucho que fuera un buen actor o actriz el que hiciera el papel, y se acostumbraba hacer casting… A Evangelina era a la única que no conocía, con la que no había trabajado como actriz de doblaje, digamos, no sé si antes había hecho algo como actriz, pero en el doblaje no, lo que sí más o menos supe fue que Santos la eligió por su voz, porque cantaba muy similar a la voz original, era un timbre de voz muy parecido.

– ¿Algún personaje con el que más se haya encariñado?

– Pues desde luego este de Golfo, aunque el trabajo de su personalidad era cosa de Edmundo, él ya sabía exactamente lo que quería, y uno con la experiencia en el doblaje, pues me metía en el personaje inmediatamente, pues el chiste del doblaje es interpretar una interpretación, es doble trabajo, tiene que actuar como actuó el original, aunque Santos era el que decía cómo se debían de hacer las cosas… Él era una finísima persona, tenía una capacidad increíble, ya desde antes había hecho canciones, era compositor y bailarín, actor cómico, así que tenía amplia capacidad. Como director era muy serio, muy derecho, muy estricto y hacía que todos cumplieran exactamente como él quería, él daba el ejemplo, y uno tenía que hacerlo.

Recuerdo que con Teresita Escobar me llevé muy bien, aunque le llevaba algunos años, después cuando ella se graduó de Historiadora o Antropóloga, no recuerdo, me trajo su tesis y me la dedicó, después ya no supe de ella, pero durante la grabación nos llevamos muy bien.

– ¿Cómo eran las sesiones? ¿Eran de memoria?

– Sí, generalmente los libretos nos los daban con anticipación, llegaba ya uno preparado con los diálogos, y ya sólo era cosa de sincronizar y entonar, sobre todo en esa época era muy tardado y muy lento, aún no había mucha práctica. Por ejemplo la primera película que yo doblé en Nueva York, nos tardamos seis semanas en doblar una película de dos horas, pero quién nos iba a decir que algunos años después, en un día largo doblábamos una película, después se acostumbraban jornada largas, de ocho de la mañana a once de la noche.

– En Alicia En el País de las Maravillas, le tocó con un reparto estelar ¿verdad?

– Sí, Fanny Schiller, Carmen Donadío, Edmundo también le tenía mucho afecto a mi mujer, Maruja Sen… Fue una excelente actriz de doblaje, fue Madam Mim en La Espada en la Piedra, y era mejor que la original, era increíble, muy buena actriz, desgraciadamente ya se me fue, fue hace poco, pero hizo muy buen doblaje de todo. También trabajó mucho en este medio, tuvo participaciones en varias películas de Disney también. Yo estudié doblaje y estuve una temporada dirigiendo, alternaba dirección con actuación.

Recordando a su esposa, Maruja Sen

– ¿Cómo fue que conoció a Doña Maruja?

– Todos los años hacía El Tenorio, con los actores de la W, entonces en la XEB, estaba Pura Córdoba, que tenía mucho nombre en esa época y a mi mamá le encantaba, y me dijo: “-¿ por qué no haces el Tenorio con Pura?, ¡tiene una voz preciosa!”, bueno pues la fui a buscar a ver si quiere, y fui a la XEB a buscarla, hasta que la encontré, fui al ensayo donde estaba en la XEB, y tontamente debía de haber visto primero una fotografía, ya no me atrevía yo a decirle, me daba mucho miedo, llegué y le dije que hacíamos el Tenorio en la W, que si quería participar, y ella me dijo: “-¡ah! ¿quieres que haga a Brígida?” porque yo imaginaba que era jovencita, pero no, ya estaba entrada en años, y ella misma me dio la salida, je,je yo le dije que sí, y de ahí hicimos muy buena amistad, ella tenía su programa de radio, era un programa muy famoso que todos los domingos, todos lo escuchaban, pero bueno, entonces me invitó a hacer una obra con ella, acepté fui y en el cuadro de ella estaba Maruja, era de las actrices que estaban y ahí se dió el flechazo, ella era catalana.

Luego tuvo una enfermedad muy larga, estuvo mucho tiempo en cama… Pero haciendo a un lado el hecho de que fue mi esposa, mi mujer, creo que es de las mejores actrices de doblaje que ha habido por la gran diversidad de voces, hacía igual a una bruja, que un niño, que una dama joven, y le acomodaba la voz adecuada…

– ¿Usted ya no se dedica a esto?

– No, llegó un momento que dije ya era mucho, mi hijo sí siguió, hizo un papel de Quijote, no hace mucho y muy bien hecho. Él desde jovencito quería ser actor, pero primero le exigí una carrera, la hizo y se metió de actor.

roberto_espriu


Y así, esta fue la entrevista que nos concedió Don Roberto Espriú, a quien vimos muy emocionado cuando recordaba a su esposa.

Nos gustaría que este artículo sirviera también de pequeño homenaje a la genial actriz de procedencia catalana, que como él, formó una parte muy importante del mundo del doblaje en México y de la Historia de Disney en español.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas el por DoblajeDisney.