Familia Muñoz Ledo

Un importante referente de la filmografía Disney es La Bella Durmiente, obra cumbre por todos los elementos artísticos que la integran.

Como buen visionario, Disney adaptó sus producciones a varios idiomas para que llegaran a gran parte del mundo. Él mismo extendió un reconocimiento a Don Edmundo Santos y a todo su equipo por su adaptación para América Latina y España realizada en 1959, considerando que superaba incluso a la versión original. Alabó la calidad de su adaptación, arreglos corales y dirección musical a cargo del Maestro Eduardo Hernández Moncada, con Estrellita Díaz como asistente.

Tras la voz de Maléfica había una gran actriz de radionovelas de la Época de Oro de la Radio en México: Rosario Muñoz Ledo. Durante muchos años buscamos datos sobre ella, familiares, alguien que nos pudiera contar su historia y trayectoria… Finalmente pudimos contactar con uno de sus sobrinos: Luis Felipe Castro Muñoz Ledo.

En esta entrevista nos relata la historia de la familia, pues Doña Rosario, o “Chayito” como la conocían sus allegados, proviene de una dinastía en la que todos sus hermanos vivieron dedicados a la Radio: la Dinastía Muñoz Ledo Ortega.

¿Cuáles son los orígenes de la familia?

José Manuel Muñoz Ledo y Luz Ortega Cedillo

José Manuel Muñoz Ledo y Luz Ortega Cedillo

– Mis abuelos maternos, José Manuel Muñoz Ledo y Luz Ortega Cedillo, eran de León, Guanajuato, los dos. Se casaron allá, y allá tuvieron a sus dos primeros hijos, mi tía María del Rosario (Chayo) y mi tío José Antonio (Toño).

Mi abuelo le llevaba más de 20 años a mi abuela, él era del 2 de marzo de 1876 y mi abuela de 1898.

Él trabajaba en la empresa Singer como representante, y después de nacer mi tío Toño se vinieron para la Ciudad de México, donde nacieron mi tía María de los Dolores (Lola) y mi madre, María de la Luz.

Mi tía Chayo nació el 24 de febrero de 1912, tía Lola el 14 de abril de 1918 y mi mamá María de la Luz el 8 enero de 1922. Mi tío Toño francamente no recuerdo, y mi papá el marzo de 1921.

Luz Ortega

Luz Ortega

José Manuel Muñoz Ledo

José Manuel Muñoz Ledo

José Antonio Muñoz Ledo

José Antonio Muñoz Ledo

Rosario Muñoz Ledo

Rosario Muñoz Ledo

Dolores Muñoz Ledo

Dolores Muñoz Ledo

María de la Luz Muñoz Ledo

María de la Luz Muñoz Ledo

La matriarca era mi tia Chayo, quien llevaba las riendas de la familia. Ella y mi tío Antonio fueron mis padrinos de bautizo, muy buenas personas. Fuimos una familia muy unida. Al fallecer mis abuelos ellos eran quien nos reunían. Recuerdo que por Navidad a mi tío lo disfrazaban de Santa Claus.

La última Navidad que pasamos todos juntos fue en 1975, un año antes de que falleciera mi mamá. Mi tía Chayo llevó un mensaje de Navidad que ella escribió y nos lo recitó esa misma noche:

La Profecía, Mensaje de Navidad

Nacerá un niño, y será el redentor del mundo.
Así dijeron los profetas, y el niño nació,
trayendo el signo de la redención en su alma,
la renuncia de la materia y la maravillosa esperanza de vida eterna.

Este niño, nació en un pesebre, y no tuvo con qué cubrir su cuerpecito.
Su madre lo puso sobre un montón de paja
y un buey y un borrico le daban su vaho, para calentarlo.

En la noche llena de estrellas, sonó la armonía más bella
que se ha oído en todos los siglos, música de espíritus celestes,
llamando a los hombres de buena voluntad
a que rindieran tributo de amor y vasallaje al hijo de Dios, hecho hombre.

Tres hombres vinieron desde tierras lejanas,
tres hombres nobles, trayendo: oro, incienso y mirra,
símbolos de riqueza, divinidad y sacrificio.
Y la buena nueva, se extendió por toda la tierra
y los pueblos se regocijaron en ella, pues les había nacido un rey.

La profecía se había cumplido, había nacido un niño
que venía para ser el Salvador del Mundo.

Rosario Muñoz Ledo, Navidad de 1975

¿Cómo fueron sus inicios en la Radio?

– Creo que empezaron por casualidad. Lo que nos contaban era que mi tía Chayo quería estudiar piano y ser concertista, pero mi abuelo no la dejó. “¡Cómo una jovencita va a ir hasta el centro a estudiar!” En ese entonces el Conservatorio estaba en la calle de Moneda 16 en el Centro Histórico y vivían en la Colonia del Valle, al sur de la ciudad. Ya después mi mamá y mi tía Dolores sí hicieron la carrera de pianistas, en el Conservatorio. Realmente desconozco cómo fue que ingresó a la Radio, cuando yo nací era la Primera Actriz de Radionovelas en México, ya muy reconocida.

Mis tías eran multifacéticas, igual hacían damas jóvenes que villanas, aunque la personalidad de mi tía Chayo era más enérgica, muy fuerte. En las radionovelas le daban papeles de villana, por eso la llamaron para interpretar a Maléfica y la Reina de Blanca Nieves, pues necesitaban una voz potente que dominara los matices y fuera impactante como cuando grita “¡Imbéciles, estúpidos!”, o en el maleficio, que en mi opinión supera en fuerza al original inglés. Esa escena es climática e inigualable, obviamente unido a la buena dirección del Sr. Santos.

Recuerdo que trabajaban mucho con el Licenciado Ortigosa (Carlos David Ortigosa) quien siempre tenía un papel para mis tías, y también con el Señor Francisco Colmenero. Tenían muchos llamados para Oruga, CINSA y otros estudios. Eran muy amigas de Luis Manuel Pelayo, Leonel de Cervantes y su esposa Magdalena Ruvalcaba, Ken Smith y Juan Domingo Méndez. Curiosamente, Pelayo, Juan Domingo Méndez y mi tía Chayo, fallecieron en el mismo año, 1989. Se fue la tríada de grandes voces.

¿Cómo recuerdas a Doña Rosario?

– Fue una mujer adelantada a su época, independiente, muy enérgica, de fuerte personalidad. En ocasiones podía llegar a intimidar, estuvo totalmente entregada a su trabajo y siempre fue muy profesional. Nunca se casó ni tuvo hijos, tampoco era muy niñera, realmente fue muy reservada en su vida amorosa y personal. Sus grandes pasiones fueron la locución y el doblaje, pasiones que compartía con mi tía Lola. A veces incluso en los llamados, cuando alguna se enfermaba, la otra iba a cubrirla. Ellas dos estuvieron siempre muy unidas y se dedicaron muchos años al doblaje y la radionovela.

¿Existió rivalidad con alguna actriz de la época?

– Cada una tenía su propio público, eran todas muy profesionales y se respetaban mucho. Si alguna vez hubo cierta “rivalidad” quizás fue con Rita Rey, aunque trabajaron juntas. Algunas personas mencionaban una supuesta rivalidad con Carmen Donadio, pero no fue así; trabajaron juntas en “Blanca Nieves” y fue una de las personalidades del medio que estuvieron en su velorio para darnos el pésame. Sea como fuere, ella siempre defendió su título de Primera Actriz de Radio, algo que se había ganado con su trabajo y de lo que se sentía muy orgullosa.

¿Conoces alguna anécdota sobre el viaje en 1943 a Nueva York convocadas para doblar películas de la MGM?

– Las tres hermanas se fueron muy jovencitas. Mi mamá no tenía pasaporte y lo sacó para poder ir a ese viaje, es el que te muestro en la foto. Sé que buscaron actores y actrices con trayectoria en Radio, mi mamá trabajaba mucho en Radio Femenina y mis tías en la XEW. De ahí se fueron muchos, mi mamá fue más de paseo, acompañándolas, no sé si llevaban dinero o les dieron viáticos. Con su trabajo se compró un abrigo de pieles, muy bonito, que hasta la fecha conservo. Iban y regresaban, por lo menos mi mamá, no sé si mis tías vivieron allá, pero salen en la famosa foto del primer grupo.

maria_de_la_luz_credencial1 maria_de_la_luz_credencial2

De tu tío Toño, ¿qué recuerdos tienes?

Antonio Muñoz Ledo

Antonio Muñoz Ledo

– Mi tío Toño hizo más bien radio, participaba en Kalimán leyendo los títulos, desconozco si haya hecho doblaje. Tampoco se casó, murió de diabetes.

Cerca de la W, en la calle de Ayuntamiento, estaba la Cafetería San José, lo conocían por lo cargado que pedía el café. Al llegar le decían: “Señor Muñoz Ledo, aquí está su lodito”.

Era muy buena persona, pero tenía que llevar una dieta estricta y nunca se cuidó; también fumaba mucho. La foto que te muestro se la tomó Pedro de Aguillón, padre, a quien le gustaba mucho la fotografía.

Finalmente por esos descuidos falleció el 10 de Febrero de 1988.

¿Y de tu tía Dolores?

Dolores Muñoz Ledo

Dolores Muñoz Ledo

– Siempre estuvo muy unida a mi tía Chayo ya que tenían el mismo trabajo, y aunque de repente tenían sus diferencias siempre se respetaban.

Se casó con Luis Rodríguez del Río, productor de radio en la XEW, y tuvieron gemelos: Sergio Alberto y Luis Fernando, que son abogados y se dedicaron más bien a la música.

Mi tía tuvo una cirugía de corazón, y los doctores dicen que tiene un corazón de una persona de 40 años. Después de dedicarse toda su vida al doblaje y la radionovela, actualmente vive retirada.

¿Qué recuerdas de la carrera de tu mamá (María de la Luz)?

María de la Luz Muñoz Ledo

María de la Luz Muñoz Ledo

– Mi mamá trabajaba en Radio Femenina como locutora de contenidos, una estación de radio cuyo dueño era hombre pero toda la producción y realización estaba hecha por y para mujeres. Esa estación fue muy revolucionaria en el momento, estaba en Reforma en lo que ahora es el edificio del periódico El Excelsior. Trabajó mucho con el Panzón Panseco haciendo comerciales.

Una vez nos platicó que en Semana Santa estaba ante el micrófono diciendo algo como “en Radio Femenina somos muy respetuosos con las festividades. A continuación podrán escuchar Una Luz en el Calvario” y la tornamesista, distraída, puso el tema del Llanero Solitario, “Caballería Ligera” ja, ja, ja…

En el año 1956 se casó y a partir de entonces ya se retiró del trabajo en la radio.

radio_femenina

¿Cómo conoció a tu papá, José Luis Castro Castillo?

– En el Conservatorio, donde tía Lola y ella estudiaron piano. Él tocaba en la Sinfónica Nacional, después en la Orquesta de la Ópera de Bellas Artes, en la época de Carlos Chávez, tocó cuando la Callas vino a México. Luego, estuvo trabajando de 1958 hasta 1994 con el grupo Los Violines de Villafontana.

Se casaron en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, en abril de 1956. El entonces Director de Bellas Artes le dio permiso de 15 días para ir de luna de miel, y como sorpresa al llegar estaba la Orquesta de la Ópera de Bellas Artes completa, y el Ave María lo interpretó el tenor José Sosa, el papá de José José.

De ese matrimonio nacimos mi hermano José Federico, ahora Biólogo Celular, y yo, Arqueólogo. Estuvimos muy unidos hasta que falleció mi mamá el 16 de Noviembre del 76, justo cuando conmemorábamos el aniversario luctuoso de mi abuela fallecida el 17 de noviembre de 1954.

¿Cuándo falleció Doña Rosario?

– El 29 de septiembre de 1989. Ese día se empezó a sentir mal, pensaba que era indigestión y se fue a consulta. La acompañó mi primo Sergio, fueron con el Dr. Dagoberto Medina Polo, el médico familiar que tenía su consultorio en el Edificio Guanajuato del Centro Histórico. Mientras bromeaba con las enfermeras, de pronto se recargó, se quedó como dormida y ya no reaccionó. Le dio un infarto fulminante.

Toda la familia está en el Panteón Jardín de la Ciudad de México, y en estas fechas me siento muy nostálgico pues recuerdo que siempre celebrábamos la Navidad todos juntos.


Agradecemos infinitamente a Luis Felipe Castro Muñoz Ledo, arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, el valioso tiempo otorgado para esta entrevista, así como el material fotográfico proporcionado y el fragmento de la autoría de Doña Rosario Muñoz Ledo: La Profecía, Mensaje de Navidad. De igual manera queremos expresar nuestra enorme admiración y reconocimiento a toda una dinastía de impresionante talento.

Por cuestiones legales sobre el pago de regalías, la Compañía Disney decidió volver a doblar “Blanca Nieves” y “La Bella Durmiente”, por lo que la voz de Rosario Muñoz Ledo ya no aparece más en las últimas versiones. A pesar de todo, nunca se podrá borrar de la memoria colectiva esa impactante interpretación, ni nadie igualará jamás su perfecta actuación.

Ella siempre será la única y original Maléfica.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas el por DoblajeDisney.