Evangelina Elizondo

evangelina1

“Soñar es desear la dicha
en nuestro porvenir.
Lo que el corazón anhela
se sueña y se suele vivir”

 
Cuando Evangelina Elizondo se presentó a un concurso convocado a través de la XEW para conseguir el papel de Cenicienta, en 1950, su sueño se vio realizado. Con tan solo 19 años se quedó con el papel. Todos quedaron maravillados por su voz, educada por su abuela materna Elena López.

Evangelina es muy popular en México por sus trabajos en televisión como “Mamá Lena” en la exitosa telenovela de TV Azteca “Mirada de mujer” y por la serie estelar “Vivir así”, pero cuenta con una trayectoria muy importante, con más de setenta y cinco películas nacionales e internacionales: “Las locuras de TinTan” (1952); “Educando a papá” (1954), “Tres balas perdidas” (1960), “México lindo y querido” (1961), “La generala” (1970), “Te quiero”(1978), “¿Nos traicionará el presidente?”, “Dont Panic” (1987), “Romero”(1989) “Walk in the Clouds” (1995), “Alta tensión” (1997) por mencionar sólo algunos de sus trabajos.

Pero tras tantas y tantas exitosas interpretaciones, para muchos Evangelina es y será siempre la auténtica Cenicienta.

Ella misma está muy orgullosa de su primer trabajo en el mundo del cine de la mano de Disney, y mantiene un pleito legal para reclamar por sus derechos desde 1991. A raíz de ello los actuales responsables de Disney decidieron eliminar el doblaje original para evitar este pago, encargándose del nuevo doblaje (de 1998) la Disney Character Voices y obligando a todos los actores participantes en los nuevos doblajes a renunciar a sus derechos.

Muy amablemente nos recibió en su propia casa y nos concedió la siguiente entrevista.

El concurso para encontrar la voz de Cenicienta en 1950

– Estaba pues empezando realmente, fue lo primero que yo hice en mi vida, en toda mi vida, y esto fue porque mi hermano José Carlos, que en paz descanse, mayor que yo 8 años, un día llegó y me dijo “oye, hay un concurso para la voz de la Cenicienta en la XEW, ¡eso es fantástico!, ¿por qué no concursas?” Y le dije: “¡Uy, imagínate con mi papá!, va a ser una tragedia” porque mi papá no quería. Pero a mi padre le encantaban las películas de Walt Disney, así que cuando supo que había ganado se sentó y dijo: “¡sí!, pero con una sola condición ,que yo te lleve a todos tus doblajes y a todas tus cosas, y ¡es lo único que vas a hacer!

evangelina2

Sobre el pleito

– Ahora hay una cosa que a mí me parece importante, que en EUA la Cenicienta la grabaron como 5 chicas porque una hacía la voz en diálogos y otras 4 hacían las otras voces en la escena de las pompas de jabón, y en México a mí me pusieron a hacer todo. Por eso se me hace un poco hasta ofensivo de parte de los actuales responsables de la Disney que no se reparta a las gentes que hemos colaborado con él para darle vida a sus personajes, y es un personaje muy importante. La Cenicienta ya es casi histórica, digo histórica porque han pasado 4 generaciones, los niños la oyeron todos con mi voz, todos, todos, por muchísimos años, y ahora ya la volvieron a doblar porque yo puse una demanda.

Puse una demanda porque se me debían mis royalties o regalías, sobre los discos que se vendieron en Centro y Sudamérica y España y el sur de EUA. Porque tampoco ponían mi nombre, que eso ya en Derechos de Autor esta absoluta y totalmente prohibido, tienen que poner el nombre de las personas que doblan. Ya los estan poniendo porque ya lo ví, pero en mi tiempo, ¡ni si quiera eso!

El primer juicio lo perdí porque el juez dijo que como no existía contrato, yo tenía demostrar que había sido Cenicienta, pues se lo puedo preguntara muchos testigos, en fin…

Hemos pasado siete años luchando, y seguiré, y si me muero no importa, lo que quiero dejar es un granito de arena para los próximos actores y actrices que doblen películas, que tengan sus derechos muy claros y que no por ser extranjero o por ser una compañía muy grande, dejen de reconocerles ese pellizquito. Ahora ya quitaron mi voz. Natalia Sosa ha de haber hecho un contrato de release donde dice que regala sus derechos, ¿por qué? Porque va empezando o no la conocen, yo también cuando empecé firmé cualquier cosa, pero los contratos no eran tan leoninos como ahora, porque ahora los contratos son muy fuertes. No te digo que me pusieron a mí en la película con Anthony Queen, Paseo Por las Nubes, me pusieron que cedía yo en todo el universo y por toda la eternidad, pero eso no lo acepta un juez en un juzgado, es decir esas son payasadas, que vas a firmar por la eternidad, ¿cuál es la eternidad?, ¿cuál es el universo?

Yo peleo nada más por dignidad, para que las cosas se hagan mejor cada día, pero para todos. Quiero hacer algo por los demás, quiero dejar algo sobre el doblaje, por lo menos que sea el primer juicio, ojalá que se pudiera ganar en México, no importa ya la cantidad a la que lleguemos o lo que sea pero que exista un antecedente.

Recordando algunas anécdotas de la grabación

evangelina3- Mark Davis fue dibujante de la película, fue mi amigo durante 25 años, acaba de morir hace poco, después se dedicó a pintar, me decía: “yo quiero pintar como tú”, yo le respondía, “¡pero si tú eres el pintor de la Cenicienta!” “no, pero yo quiero hacer mis exposiciones” me decía. El vivía en Los Ángeles, compitieron 7 dibujantes para ver cuál la dibujaba, y entre ellos votaron quién iba a hacer el personaje de La Cenicienta y ganó Mark Davis.

Evangelina relatando anécdotas y cantando como Cenicienta

– En la versión inglesa en diálogos es una actriz y en canto una era la voz principal, y tres más de segunda y tercera voz. Yo hice todas porque Edmundo Santos me dijo: “¿puede usted hacer la segunda?”, yo le dije:¡sí maestro, si me la ensayan, con mucho gusto!” entonces hice la segunda, en esa escena donde esta tallando el piso: “canta el ruiseñor lalalalala y así fue la canción…” ahí hay varias voces porque en las pompas de jabón las van metiendo y es donde yo las hice todas.

evangelina4

Quedamos infinitamente agradecidos por el tiempo que generosamente dedicó a compartir con nosotros sus vivencias.

Esta entrada fue publicada en Entrevistas el por Miguel Navarro.