PECOS BILL

Música: Eliot Daniel
Letra: Edmundo Santos



Pecos Bill fue un súper hombre en toda Texas
y por más que se hable de él no es presumir.
Era el vaquero más terrible,
más valiente y más temible.
Invencible era el famoso Pecos Bill.

Ay ay ay ay, ay ay, lo digo yo,
fue el vaquero más auténtico que existió.

Una vez lazó un ciclón y lo detuvo
y después para domarlo lo montó,
y fue tan fácil la faena
que el ciclón con mucha pena
convertido en suave brisa se alejó.

Ay ay ay ay, ay ay, lo digo yo,
aaaaah...

Otra vez que hubo sequía en todo Texas
y la lluvia en mucho tiempo no cayó,
estando Pecos sin trabajo
fue por lluvia y tanta trajo
que hasta a México su Golfo le formó.

Ay ay ay ay, ay ay, lo digo yo,
fue el vaquero más auténtico que existió.

Otra vez que unos cuatreros se robaron
una vaca sin saber que era de Bill,
Pecos Bill hizo a los pillos
que escupieran los colmillos
y por eso es que ahora abunda el oro ahí.

Ay ay ay ay, lo digo yo,
fue el vaquero más auténtico que existió.

Una vez perdió la huella en el desierto.
Se moría de sed y lo abrasaba el sol.
Aunque ya estaba medio muerto
hizo un tajo en el desierto
y el Río Bravo ese día construyó.

Unos indios practicaban maquillaje
cuando Pecos por jugar los balaceó
y tan rápido corrieron
que al correr se destiñeron
y así Pecos el desierto decoró.

Ay ay ay ay, ay ay, lo digo yo,
fue el vaquero más auténtico que existió.

Reclinado en una nube sobre Texas
a balazos las estrellas derribó,
mas dejó siempre brillando,
sobre Texas vigilando
un lucero refulgente como el sol.

Ay ay ay ay, ay ay, lo digo yo...