JA, JA, JA

Música: Frank Churchill
Letra: Rafael Elizalde McClue


El otro día perseguí
a un jabalí fornido,
y el muy bribón se reviró
y aterricé en un nido.

Ja, ja, ja ja ja,
ja, ja, ja, ja, ji,
qué canción más baladí
para cantar aquí.

Tenía yo un loro impertinente
que era muy cochino,
y un día tan puerco se portó
que lo convertí en tocino.

Ja, ja, ja ja ja,
ja, ja, ja, ja, ji,
qué canción más baladí
para cantar aquí.