Tin Tan

german_valdes_tin_tan

Fuente: http://www.revistafama.com/articulo.asp?id=2221 (offline)

Hablar de Tin Tan es penetrar a un mundo donde el inolvidable pachuco logró mezclar la fantasía con la realidad, la tristeza con la alegría, la pobreza con la riqueza, el llanto con las carcajadas, lo clásico con lo urbano, al peladito del arrabal o al encopetado de la alcurnia y como si fuera poco hasta inventar un lenguaje, “el pocho”, y darle sentido al ser de barriada, al desprotegido y hasta mal visto por su forma de ser y pícara de hablar, pero al que todos recurren cuando traen una pena que les impide sonreír, pues la risa fue uno de sus dotes como persona y como personaje.

El nacimiento de la risa

El inigualable Tin Tan, quien llevó por nombre Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, nació en la ciudad de México, DF, el 19 de septiembre de 1915, creció en el seno de una familia mexicana de clase media acomodada. Su infancia la vivió en la capital del país donde cursó la educación primaria en la escuela Justo Sierra. Un tiempo vivió en Veracruz y a los 12 años se trasladó a Ciudad Juárez, Chihuahua, en virtud de que su padre, Rafael Gómez Valdés, era agente aduanal.

Todo un estuche de monerías

Fue desde ese tiempo en que se empezó a tejer la historia del pachuco inolvidable, quien desde su infancia tuvo como características ser indisciplinado, parrandero, desorganizado, mujeriego, impuntual y esos fueron algunos de sus “atributos”, los cuales con frecuencia les sacaba provecho pero también era inteligentísimo, alegre, simpático, bondadoso, generoso y muy trabajador.

Después de muchos sinsabores…

Después de muchos sinsabores, de tocar puertas y de pedir a gritos que le diera trabajo, por fin a la edad de 28 años sus sueños se hicieron realidad y el 5 de noviembre de 1943, debutó de manera profesional como cómico en el teatro Esperanza Iris, luego de haber incursionado en la radio como locutor. En ese famosos e inolvidable teatro tuvo la fortuna de trabajar al lado de famosas figuras, como el cómico Mario Moreno Cantinflas, el cantautor Agustín Lara y el cantante cubano Miguelito Valdez.

Nacido para triunfar

Dotado de una extraordinaria vitalidad e inventiva, Tin Tan pasó a ser después de 40 días de éxito continuo, cabeza de la compañía del Teatro Follies Berger, de la ciudad de México. Encabezó los programas de los teatros de revista más prestigiados de la ciudad de México, como el Lírico y se convirtió así en uno de los actores cómicos más populares del país. Sus primeras películas fueron “El que la traga la paga” y “Hotel de verano” (ambas rodadas en 1943) y después filmó una de sus películas más exitosas “Calabacitas tiernas” al lado de Rosita Quintana, también alternó al lado de famosas estrellas como Silvia Pinal, Rebeca Iturbide, Alicia Caro, Ana Bertha Lepe y Evangelina Elizondo, la cubana Rosita Forns entre muchas más.

Hacedor de estrellas

Tin Tan, que siempre fue compartido en su éxito, se rodeó de un cuadro de actores que lo acompañó en numerosas cintas, como Wolf Ruvinsky, René Ruiz, el enano Tun Tun, Fanny Kaufmann Vitola. A finales de la década de los 50, Tin Tan era la estrella más taquillera del cine mexicano. Su nombre era una garantía para cualquier empresa, pues supo mantenerse entre los cómicos preferidos del público.

Su gran carnal Marcelo Chávez

Su más reconocida aportación artística fue cuando entabló amistad con Marcelo Chávez. Todo fue accidental, pues todo se inició cuando ambos comediantes tuvieron que hacer una improvisación ante un público muy exigente y gustó tanto que a partir de ese momento formaron pareja artística hasta la muerte de Marcelo, el 14 de febrero de 1970. Este fue de los primeros sinsabores para el gran Germán pues en cuanto a la actuación se refiere Marcelo era su alma gemela, puesto que un sinfín de ocasiones ambos compartieron escenarios y era tanta la comunicación y el profesionalismo que existía entre ellos que se entendían hasta con los ojos y no era necesario leer y leer durante largas horas los libretos, eran artistas natos. Muchas veces se salieron del argumento para improvisar lo que les acarreaba grandes aplausos, pues contaban con una gracia natural para decir sus intervenciones, que la gente no notaba siquiera que estaban hablando con su propio sentir. Tuvo que pasar mucho tiempo para que Tin Tan se acostumbrara a trabajar nuevamente como solista y no decayó, porque su gran carnal Marcelo desde el cielo le animaba a seguir con su personalidad tan carismática.

Los secretos de su éxito

tin_tan1El triunfo se debía, en buena parte, a que Tin Tan encarnó con gran acierto al pachuco. Su atuendo estrafalario impuso una moda: pantalones amplísimos, saco hasta las rodillas con grandes solapas y hombreras, sombrero de alas anchas adornado con una pluma y una cadena de reloj que iba desde la cintura hasta la rodilla. Tin Tan sugirió desde los comienzos de su carrera la imagen de un fauno en constante ejercicio de una sensualidad limpia e inocente, de ahí que sus alternantes femeninas parecieran contagiarse de su espíritu y aceptaran con gusto los abundantes besuqueos y sutil manoseo.

Las locuras de Tin Tan en la vida real

El productor cinematográfico Gilberto Martínez Solares platicaba que cierta ocasión Tin Tan no llegó al estudio donde filmaba una película. “Por un amigo supimos que se le había ocurrido irse a Londres con la Chula Prieto, una bella actriz, a ver la clausura de la Olimpiada de 1948. Cuando regresó, al encontrarme me dijo: “Don Gil, no sabe qué pena tengo, pero fíjese que cuando salía de la casa, al despedirme de Rosita mi mujer (Rosalía Julián con la que estaba casado), me dio un beso tan apasionado que me regresé y me quedé con ella dos días en la cama”…

Por siempre y para siempre

El talento lo traía en la sangre y era de familia, pues tres de sus nueve hermanos, Manuel “El Loco”, Antonio y Ramón (ya fallecido), también se dedicaron al cine, la televisión y al teatro. Tin Tan simplemente fue un actor y comediante genial y su chispa, ingenio y sonrisa las aplicó hasta en sus últimas películas filmadas en 1972.
El 29 de junio de 1973 Tin Tan llegó a su fin cuando tenía 57 años de edad, tras sufrir a lo largo de cinco semanas los intensos embates de un cáncer de páncreas terminal.

Esta entrada fue publicada en Artículos el por DoblajeDisney.