PEGA UN BOFETÓN

Música: Eliot Daniel
Letra: Edmundo Santos



Cuando sienten amor los gorriones
enamoran con su dulce canción.
Los palomos hacen cu currucú currucú
pero el oso pega siempre un bofetón.

Cuando el gato enamora a la gata
por las noches ejercita su pulmón.
Y los gallos hacen ki kirikí kirikí
pero el oso pega siempre un bofetón.

Lo aseguran los osos,
nada puede enamorar
como un golpe al maxilar.
Y cualquiera está de edad
al llegar la pubertad.
Pon la quijada,
déjate dar.

Si es que llama Cupido a tu puerta
y te urge a demostrar tu pasión,
no te pongas a cantar
ni a besar o a abrazar,
haz el oso y pega siempre un bofetón.
¡Zas! ¡Zas!
Pon la quijada y zas.

Las parejas en posición
pa' sonar el bofetón.
Dar un golpe en la quijada
a la prenda enamorada.

Se equivocó de quijada,
le dio a la madrina y no a la ahijada.
Otro que se equivocó
le pegó a la suegra y la desmayó.

Cuando sienten amor los gorriones
enamoran con su dulce canción.
Los palomos hacen cu currucú currucú
pero el oso pega siempre un bofetón.

Cuando el gato enamora a la gata
por las noches ejercita su pulmón.
Y los gallos hacen ki kirikí kirikí
pero el oso pega siempre un bofetón.

Lo aseguran los osos,
nada puede enamorar
como un golpe al maxilar.
Y cualquiera está de edad
al llegar la pubertad.
Pon la quijada,
déjate dar.

Si es que llama Cupido a tu puerta
y te urge demostrar tu pasión,
no te pongas a cantar
ni a besar o a abrazar,
haz el oso y pega siempre un bofetón.
¡Zas! ¡Zas!